viernes, 4 de mayo de 2012

EL ROBO MÁS GRANDE JAMÁS CONTADO

El robo más grande jamás contando
2002
España
DIRECTOR    Daniel Monzón
GUIÓN          Daniel Monzón
MÚSICA       Roque Baños
FOTOGRAFÍA Carles Gusi
REPARTO          Antonio Resines, Neus Asensi, Manuel Manquiña, Javier Aller, Jimmy Barnatán, Rosario Pardo, Sancho Gracia, Enrique Villén, Coté Soler, Fernando Bilbao, Aitor Mazo, Gorka Aguinalde, Javivi, Ion Gabella

SINOPSIS    Lucas Santos, alias El Santo (Antonio Resines), es un ladrón de poca monta que entra y sale continuamente de la cárcel.
Harto de robos chapuzeros, aspira a dar un golpe que le haga famoso y lo convierta en el protagonista de todos los medios de comunicación.
Su esposa, Lucía (Neus Asensi), es una mujer comprensiva y dulce que mientras espera el regreso de su marido, trabaja como stripper ocasional en un club nocturno.
Finalmente, Lucas monta una disparatada banda de ladrones de poca monta y deciden robar, del Museo Nacional de Arte Reina Sofía, su más valioso cuadro: El Guernica de Pablo Picasso.



Detrás de un horrible titulo, se esconde la segunda película de Monzón, seguramente la menos conocida de su filmografía, y la que menos buenas criticas atesora.

Después de un buen debut, aunque sin llegar a ser un taquillazo, "El corazón del guerrero" le valió a Monzón crédito para ponerse de nuevo tras la cámara, aunque para ello tuviera que esperar unos cuantos años.
Apoyandose de nuevo en un guión de cosecha propia, Monzón desarrolla una comedia en torno al mundo de los atracos perfectos desde el punto de vista de los ladrones.

Seguramente, más allá del asunto del robo en sí, los verdaderos protagonistas, nunca mejor dicho, son los propios personajes que componen la curiosa banda.
Mención especial para Manuel Manquiña, como un mendigo/artista/profeta, que logra llevarse los mejores momentos del film.
Y es que si algo puede recordar al acaba el visionado de "EL ROBO MÁS GRANDE JAMÁS CONTADO" es sin duda algunos golpes realmente logrados, y alguna situación realmente impresionante (ojo a todo lo que ocurre en un aeropuerto, o al robo en sí).

Monzón vuelve a repetir en algunos actores con respecto a su anterior trabajo, aunque añade otros, como el siempre menospreciado Resines o el ya mencionado Maquiña, que logran en general un trabajo muy logrado, en el que ninguno hace daño al producto final.



Como ya decíamos, pese a que como comedia logra su objetivo de hacernos pasar una buena hora y media, no terminó de cuajar en el publico, pasando a ser un titulo muy poco conocido.

PUNTUACIÓN:

HISTORIA: 8
AMBIENTACIÓN 8
DIRECCIÓN: 7
ACTORES: 8 
MÚSICA: 6

MEDIA: 7,4