jueves, 22 de noviembre de 2012

CONAN EL DESTRUCTOR



Conan, el destructor (Conan the Destroyer)
1984
USA
DIRECTOR       Richard Fleischer
GUIÓN              Stanley Mann (Cómic: Robert E. Howard)
MÚSICA           Basil Poledouris
FOTOGRAFÍA  Jack Cardiff
REPARTO         Arnold Schwarzenegger, Grace Jones, Wilt Chamberlain, Tracey Walter, Sarah Douglas, Mako, Olivia d'Abo

Tras el éxito mundial de "Conan el Bárbaro", su productor, Dino de Laurentiis, no tardó en preparar una segunda parte, dispuesto a volver a arrasar las taquillas.
Por desgracia, el director de la primera declinó volver a ponerse tras la cámara, y al final se contrató a Richard Fleischer, un artesano competente, aunque algo mayor ya por aquellos años.
Dino de Laurentiis pensó, que si la primera no fue para todos los publico e hizo mucho dinero, si lograba crear una continuación para todas las edades, haría mas recaudación.
Por ello, el guión acabó reduciendo mayormente la violencia y la oscuridad de la primera, y aportó compañeros secundarios con la misión de dar recursos humoristicos a la película.
Como resultado, tenemos una segunda parte que, salvo el personaje central, poco tiene de la primera parte.



Pero resulta irónico que, realmente, es esta segunda parte más cercano al Conan original (sobre todo al de los Comics Marvel) que la película de John Milius, que era más una visión de la era antigua del director, que una versión del Conan de Robert E. Howard.
Si nos olvidáramos de los momentos de humor (o los intentos) y de la reducción de la violencia, este "Conan, el Destructor" es un relato más en la linea habitual de las historias de "Espada y Brujeria" de toda la vida.

Ya sin tener que contar el origen del héroe, la película entra directamente en momentos de acción, consiguiendo que por lo menos el espectador no se aburra, por las continuas escenas de lucha.
A lo largo del visionado, vemos como alrededor de Conan se crea un grupo dispar de aventureros, que se enfrentan a magos, brujos, monstruos y varios obstáculos, hasta que logran la misión para la que es contratado Conan, solo para descubrir que todo es una trampa.
Contrariado, decide acabar con la Reina que le mintió, aunque eso incluya enfrentarse a la reencarnación de un endemoniado Dios antiguo.

Con que te interese algo el género, "Conan, el Destructor" logra por lo menos que te diviertas, si olvidas la simpleza de su argumento, y las concepciones de la misma para lograr el tan ansiado "para todo el publico".

La ambientación es acertada, y la banda sonora, pese a ser bastante calcada a la primera, da el pego.

En el lado negativo, su limitado guión, visible sobre todo en los pocos trabajados diálogos. También es bastante molesto los forzados momentos humoristicos, que la verdad es que de humor tienen poco.
El aburtado numero de personajes que reune el grupo tampoco ayuda a la película, y sin duda no hubiera pasado nada con uno o dos menos.
Otro hecho al que se le achaca bastante mal es sin duda los efectos especiales, bastante criticados. Hay que recordar que en la primera, se eliminó casi por completo los momentos de magia o fantásticos. En cambio, en esta segunda parte, no se rehusó a ello, y teniendo en cuenta que estamos hablando de 1984, lo que había de efectos especiales es lo que había. Todo eso ha echo con el paso de los años que se cree la falsa impresión de que los efectos eran mejor en la primera que en la segunda, cuando realmente el truco fue que en la primera apenas se usaban.

Lo que si se podría echar en falta de la primera es la mítica, y sobre todo la fuerza del director, en esta bastante más apagada y lineal.



"Conan, El Destrutor", aunque hizo dinero, fue bastante peor valorada por los críticos y el publico. La parte de los críticos no es que sorprendiera, ya que en su mayoría, ya pusieron "Conan, el Barbaro" por los suelos, lo que si que era llamativo fue la mala acogida del publico.
Y es que al productor le salió mal la jugada de "infantilizar" la saga, no logró enganchar a un publico menor, y a los que les gustó la precuela se sintieron decepcionados.

Con el paso de los años, "Conan, el Destructor" ha seguido perdiendo valoración, seguramente injustamente, ya que no es tan mala como todos dicen.

PUNTUACIÓN:

HISTORIA: 5
AMBIENTACIÓN 7
DIRECCIÓN: 5
ACTORES: 6
MÚSICA: 6

 MEDIA: 5,8

lunes, 19 de noviembre de 2012

CONAN, EL BÁRBARO



CONAN, EL BÁRBARO (Conan the Barbarian)
1982
USA
DIRECTOR        John Milius
GUIÓN              John Milius & Oliver Stone (Cómic: Robert E. Howard)
MÚSICA            Basil Poledouris
FOTOGRAFÍA  Duke Callaghan
REPARTO         Arnold Schwarzenegger, James Earl Jones, Sandahl Bergman, Max von Sydow, Ben Davidson, Cassandra Gaviola, Gerry Lopez, Mako, Valérie Quennessen, William Smith, Nadiuska, Jorge Sanz, Sven-Ole Thorsen

Cuando Schwarzenegger era solo un culturista famoso con ganas de entrar en el mundo del cine, a un productor avispado se le ocurrió que Conan sería un papel perfecto para él.
Después de cerca de cuatro años de preparar el proyecto, al final salió adelante, y sirvió para convertir a Schwarzenegger en una estrella de acción durante dos décadas, y la película ha llegado a ser considerada la cumbre de un genero que responde al nombre de "Espada y Brujería".



Rodada en España (si, todos sabemos quien es el actor que hace de Conan "niño"), aunque en un principio Yugolasvia era la primera opción, pero la inestabilidad política de la zona hizo que retrasaran el rodaje y se decidieran por nuestro país.
Con 20 millones de dolares de presupuestos, y aunque era en aquellos años un dineral, parece ser que se quedaron corto para lo que el director y los productores querían mostrar en pantalla.
La película terminó recaudando más de 100 millones, convirtiéndose en un gran éxito de taquilla, dándole al personaje una fama mundial, y un trampolín, como ya decíamos antes, para su actor principal.

En una época indefinida, "10.000 años antes de Jesucrito", llamada "Era Hiboria", un culto a la serpiente, dirigido por Thulsa Doom, un siniestro sacerdote, domina la región conocida como Aquilonia.
En una de sus incursiones, Thulsa Doom y sus hombres arrasan una tribu de Cimmeria, una región adyacente.
Tras matar a sus padres, Conan es, junto a los demás niños de la tribu, apresados y usados como esclavos. Pasan los años, y Conan se convierte en un guerrero/gladiador, hasta que logra su libertad.
Pero Conan no olvida su pasado, y en su mente solo tiene venganse de los asesinos de sus padres.

Lo que más resaltaba, es sin duda lo violenta y sanguinaria que era la película. Y eso que, como cuentan los propios productores, el guión tuvo que ser repetidamente reescrito para rebajar el nivel de violencia.
Otro hecho que convierte a "Conan el Barbaro" es una gran película es sin duda que, aunque es una película básicamente de acción, tiene momentos reposados, y que más allá de la violencia, muchos son los dilemas que son puestos en pantalla para el espectador, desde que los dioses no existen, la soledad del hombre, y sobre todo, lo breve y casual de la vida.

Este Conan es un guerrero solitario y silencioso. Diferente en este sentido al original, mucho más listo, avispado y manipulador, hecho que muchos fans del Conan literario usaron como bandera para repudiar el film.
Notable es sin duda su relación con Valeria, a la que durante toda la película no le dirige más allá de cinco palabras.
Tampoco vamos a negar que Schwarzenegger hizo mucho porque su personaje fuera callado, seguramente aún poco seguro de su valía como actor, prefiero refugiarse en los silencios y las miradas.
La ya referida Valeria (Sandahl Bergman), una guerrera/ladrona, con poco que ver con su versión en papel, pero que aquí gana protagonismo, sobre todo por la actuación de la propia Sandahl Bergman.



Algo tapado se queda Subotai, el primer compañero de aventuras de Conan.
En el lado del Mal, esta claro que Thulsa Doom, interpretado de forma genial por James Earl Jones, logra acaparar todos los mejores momentos, logrando uno de los mejores villanos vistos en el cine.

Pensada por su director como una trilogía, aunque uno de sus guionistas (Oliver Stone) la veía como la primera parte de doce, al final solo nos quedamos con esta primera parte, ya que aunque la historia es formidable, las escenas de acción son impecables, el mundo creado es atrayente, al año siguiente John Milius dejó el proyecto de la secuela.

No sabemos si Morricone, primera opción para la banda sonora, hubiera echo un mejor trabajo, pero lo que si podemos asegurar es que el resultado de Basil Poledouris es perfecto, creando algunos pasajes musicales que elevan el nivel de la película de forma llamativa.

"Conan el Barbaro" es hoy en día una película de culto, que con unos efectos especiales de la época logra unos resultados asombrosos, y que pese al paso de los años, se mantiene en perfecto estado de revista.

PUNTUACIÓN:

 HISTORIA: 10
 AMBIENTACIÓN 9
 DIRECCIÓN: 8
 ACTORES: 8
 MÚSICA: 10

 MEDIA: 9




viernes, 16 de noviembre de 2012

MI NOMBRE ES MODESTY



Mi nombre es Modesty (My Name Is Modesty: A Modesty Blaise Adventure)
2004
USA
DIRECTOR     Scott Spiegel
GUIÓN            Lee Batchler, Janet Scott Batchler 
MÚSICA          Deborah Lurie
FOTOGRAFÍA Vivi Dragan Vasile
REPARTO        Alexandra Staden, Nikolaj Coster-Waldau, Raymond Cruz, Fred Pearson, Valentin Teodosiu, Eugenia Yuan

SINOPSIS    Narra las aventuras de Modesty Blaise, una atractiva espía, experta en el engaño, que busca venganza. Quedándose huérfana de niña y siendo acogida por el dueño de un casino, Modesty aprendió pronto las técnicas de la lucha, el robo y el espionaje. Cuando se hizo mayor, se convirtió en la guardaespaldas del propietario del casino pero no pudo evitar que un enemigo de éste acabara con su vida. Ahora, deberá vengarse del asesino de su padrastro...

Extraña película.
Todo comienza cuando el bueno de Tarantino pega el pelotazo con "Pulp Fiction", y obliga a sus productores a comprar un montón de derechos sobre libros y comics varios para dirigir él mismo la adaptación al celuloide, entre ellos los del personaje Modesty Blaise.
Pasan los años, y Tarantino no dirige nada de lo que pidió.
Miramax entonces se da cuenta de que se le acaba la fecha y que si no saca una película pierde los derechos sobre el personaje.
Hablan con Tarantino, y él decide aparecer como productor, para darle algo de caché al asunto, y propone a su amigo Scott Spiegel para dirigir la versión.



A toda prisa, se prepara la producción, rodada en unos limitados 14 días en Rumania, con un desconocido reparto, y un presupuesto ridículo.

Modesty Blaze es una especie de agente 007 femenino, que tras unos años trabajando para una red criminal, pasa a convertirse en agente secreto británico, para acabar como agente libre al mejor postor.
Por desgracia, y como era de esperar con semejante producción, en la película solo se nos cuenta el origen del personaje, y sus inicios trabajando para un mafioso en un casino.
Tampoco podemos esperar mucha acción, apenas un par de luchas al final.
Casi todo se resume en una puesta en escena en un mismo decorado, con la protagonista contadonos su historia.

Sobre la protagonista, una actriz con poco gancho, resulta además notorio que con su visible delgadez, sea capaz de ganar en una lucha cuerpo a cuerpo a un hombre que seguramente le dobla en peso...

Con todo, si uno pasa por alto la irrisoria producción, puede llegar a entretenerle por momentos el visionado, aunque seguramente que al día siguiente no recuerde nada del mismo.

PUNTUACIÓN:

HISTORIA: 4
AMBIENTACIÓN 4
DIRECCIÓN: 4
ACTORES: 4
MÚSICA: 4

MEDIA: 4


viernes, 2 de noviembre de 2012

X-MEN 3 :LA DECISIÓN FINAL

X-Men: la decisión final
2006
USA
DIRECTOR         Brett Ratner
GUIÓN                Zak Penn, Simon Kinberg
MÚSICA              John Powell
FOTOGRAFÍA   Philippe Rousselot, James Muro
REPARTO           Hugh Jackman, Patrick Stewart, Ian McKellen, Halle Berry, Famke Janssen, Anna Paquin, Rebecca Romijn-Stamos, Kelsey Grammer, Vinnie Jones, James Marsden, Ellen Page, Daniel Cudmore, Shawn Ashmore, Ben Foster, Cameron Bright, Dania Ramírez, Aaron Stanford, Anthony Heald, Stan Lee, Ken Leung

SINOPSIS    Último capítulo de la trilogía cinematográfica "X-Men". Un hecho amenaza con alterar el curso de la historia. Por primera vez, los mutantes pueden elegir: o conservar su singularidad, condenándose al aislamiento, o renunciar a sus poderes y convertirse en seres humanos normales. Los líderes de los mutantes sostienen puntos de vista antagónicos: mientras Charles Xavier aboga por la tolerancia, Magneto defiende la tesis de la supervivencia de los más aptos

Tras la genial "X-Men 2", el director de las dos primeras partes de la saga pegó la espantá, y cambió a los mutantes por Superman.
La mayoría del publico y la critica declaró que sería imposible reponer esa marcha, y casi todo el mundo sentenció la nueva película sin ni siquiera haberse rodado.

¿Que nos encontramos en este último acto de la trilogía?
Para empezar, mucha más oscura que sus dos hermanas anteriores.
Si ya antes veíamos perdidas, en esta las cifras de las bajas son memorables. Aunque cuando no son bajas, son desapariciones no explicadas, como la de Rondador Nocturno, que de tener importancia en la 2, ni se le menciona en la 3, o la de Picara, que se quita del medio ella sola...
Tal es el nivel de bajas, que de los X-Men de la primera a mediados de la mitad del metraje ya solo quedán dos, Lobezno (verdadero protagonista, de nuevo) y Tormenta (Halle Berry imponiendo el poder de Oscar y logrando que su personaje no solo sobreviva a todo, sino que termine ganando protagonismo).
Por suerte, a lo largo de "X-Men 3", vemos muchisimos nuevos mutantes, tanto en los buenos como en la Hemandad, de nuevo comandada por Magneto, otro superviviente nato (normal, lleva toda la vida sobreviviendo.)
Por desgracia, y como era normal, nos quedamos con ganas de más de muchos de ellos, pero no hay tiempo para más.
Y es que, otro dato a tener en cuenta, es la reducción del metraje, que antes se iba siempre a las dos horas, y ahora en esta no llega a la hora y cuarenta minutos, queriendo sin dudar lograr una película mucho más llevadera.
Eso también incide en un guión mucho menos trabajado, que tiene su peor momento en la división de los mutantes en niveles de poder (¿?).

Aunque peca de muchos tramas mal explicadas u olvidadas, "X-Men 3" logra cerrar la saga de forma bastante digna, con mención especial para Jane Gray, un personaje mítico en los comics, que aquí logra unos minutos finales vibrantes.
Por desgracia, en su momento no terminó de ser un éxito, pero con el tiempo la gente está colocandola al nivel que se merece.

PUNTUACIÓN:

HISTORIA: 6
AMBIENTACIÓN 7
DIRECCIÓN: 7
ACTORES: 7
MÚSICA: 7

MEDIA: 6.8