martes, 13 de octubre de 2009

LA MUERTE ACARICIA A MEDIANOCHE


La muerte acarica a medianoche (La morte accarezza a mezzanotte)
1972
Italia/España
Director: Luciano Ercoli
Reparto: Nieves Navarro, Simón Andreu, Pietro Martellanza, Claudie Lange, Carlo Gentili, Ivano Staccioli, Fabrizio Moresco, Claudio Pellegrini, Raúl Aparicio, Luciano Rossi.
Guión: Sergio Corbucci, Ernesto Gastaldi y Manuel velasco
Música: Gianni Ferrio
Fotografía: Fernando Arribas


"Giallo" a medio camino entre el terror y el suspense.



Valentina es una modelo que decide formar parte en un experimento con el fín de comprobar los efectos de una nueva droga, para poder ganarse un buen dinero con ello. Pero durante el mismo, ve unas terribles alucinaciones en la que una mujer es asesinada por un extraño hombre con un puño de hierro con el que le revienta la cabeza.
Perseguida por esa visión, comienza a investigar, ya que pese a que nadie cree que sea real, para ella realmente si ocurrió ese asesinato.




El director Luciano Ercoli dirige a su esposa, Nieves Navarro, en esta película de principio de los años setenta.
Luciano Ercoli logra un esmerado trabajo, con algunos encuadres realmente bastante notables. También me ha gustado la banda sonora, acorde con el ambiente de la historia.





Aunque lo mejor de "La Muerte acaricia a medianoche" es sin dudarlo el personaje protagonista, con una guapa Navarro que demuestra que era mucho más que una cara bonita.
Valentine empieza a tomarse primero en broma casi todo lo que le comienza a ocurrir (por culpa del experimento, es despedida de su trabajo), pero cuando empieza a perseguirle el asesino que vio en sus alucinaciones, comienza a descubrir que el asunto no es para tomárselo a broma.
Además Valentina a lo largo de toda la película solo recibe mentiras de todos los demás personajes de la trama, que ella ingenuamente no deja de creerse, demostrando que pese a su fachada de mujer moderna, es bastante inocentona.




"La Muerte acaricia a Medianoche" da para un curioso visionado, y es que la historia comienza bastante tranquila y relajada, como si de una comedia romántica se tratara, para ir poco a poco tornadose más violenta y rápida, rematada en un notable tramo final, con una escena en el apartamento de Valentina, donde dos asesinos (atención al personaje que interpreta Luciano Rossi, un psicópata lanzador de cuchillos con una risa endiablada, que parece sacado de unos de sus trabajos en el spaghetti western) le dan a la protagonista una soberana paliza, para concluir con unos momentos de peleas en una azotea que se acercan bastantes a cualquier film de acción.
Mención también especial recibe el susodicho puño de hierro, autentica arma sanguinaria.




No soy yo muy de este genero, pero me acerque a esta película sobre todo por su protagonista, aunque por suerte he descubierto una pequeña joyita.

PUNTUACIÓN:

HISTORIA: 8
AMBIENTACIÓN: 8
DIRECCIÓN: 7
ACTORES: 7
MUSICA: 7

MEDIA: 7.4

domingo, 4 de octubre de 2009

LA HOZ Y EL MARTÍNEZ


La hoz y el Martínez
España
1985
REPARTO Andrés Pajares, Silvia Tortosa, Gérard Tichy, Jack Taylor, Javier Loyola, José Lifante
DIRECTOR Álvaro Sáenz de Heredia
GUIÓN Álvaro Sáenz de Heredia
MÚSICA M. Santisteban
FOTOGRAFÍA José García Galisteo


SINOPSIS: Madrid está siendo escenario de la cumbre para la paz, en la que los soviéticos y los americanos han llegado a un acuerdo para la firma de un tratado de desarme nuclear bilateral. El representante soviético, principal valedor de la paz, sufre un atentado que pone en peligro su vida, y con ello las negociaciones. El embajador de su país y la traductora de su delegación deciden que alguien le suplante. El elegido es un fontanero madrileño, Juan, de gran parecido con el representante ruso.

Álvaro Sáenz de Heredia, nieto del director José Luis Sáenz de Heredia, que fue conocido por sus películas de los años cuarenta de su exaltación de la dictadura de Franco y sobre todo por sus comedias, sigue la estela de su abuelo, aunque con desigual acierto en su filmografía, una filmografía que ya comienza dubitativa con la película "Freddy, el croupier" (1982), que suponía el estreno en el cine de Ana Obregón. "Policia" (1987) nos volvía a traer a la Obregón, esta vez con Emilio Aragón como pareja.

Lo que si que no se le puede negar a Sáenz de Heredia, que ademas de director casi siempre era el guionista en sus películas, es saber donde estaba el exito comercial, a costa seguramente de la calidad.
Por ello no duda en dirigir a principios de los noventas a Martes y Treces, la pareja cómica que arrasaba en aquellos tiempos, y "Aquí huele a muerto... (¡pues yo no he sido!)"(1990) y "El robobo de la jojoya" (1991) son las más taquilleras de esos años en los cines españoles.

"Chechu y familia"(1992), con guión de Rafael Azcona y con Fernando Fernán Gómez supone un intento de hacer un cine con algo mas de empaque, y cuanto menos nos regala el descubrimiento de Neus Asensi.
En el año 1996 empieza la trilogía con el humorista "Chiquito de la calzada", formada por las ezpeluznantes "Aqui llega condemor, el pecador de la pradera" (1996), "Brácula, condemor II" (1997) y "Papa Piquillo" (1998).

"Ana y los siete" (2002), serie de televisión, le supone volver a dirigir a Ana Obregón en algunos capítulos, y pese a lo horrible del producto final, no se le puede negar el éxito cosechado en los años que estuvo en antena.
"R2 y el caso del cádaver sin cabeza" (2005) es su ultimo trabajo hasta la fecha, una película que pasó sin pena ni gloria por los cines, y que tenía a Javier Gurruchaga como protagonista.

Esta película que nos ocupa, era su segundo trabajo, y el director intentaba asegurarse el éxito comercial contratando para ello a Andres Pajares, actor que llevaba más de una década triunfando junto a Fernando Esteso, pero que un año antes hicieron su ultima película juntos, y que ya tenían decidido romper el dúo.

Pajares comenzó haciendo películas de un humor parecido al visto al que hacia junto con Esteso, aunque de vez en cuando intentaba darle un giro a su cine.
"Moros y Cristianos" (1987) fue el primer papel alejado del tipo de comedia que le hizo famoso, aunque no sería hasta su trabajo en "!Ay, Carmela¡" (1990) en el que todos se dieron cuenta de que podría hacer otro cine aparte de la comedia, logrando además el Goya por ese trabajo.

"La Hoz y el Mártinez" se puede considerar un primer intento por cambiar el rumbo de Pajares.
Y es que la película, pese a que parece que tiene todo el aire de una comedia de finales de los setentas, es realmente una historia de agentes secretos, con acción, tiros, y persecuciones.

En una Europa usada como huerto de misiles nucleares en lo peor de la guerra fría, en Madrid se intenta firmar un acuerdo de desalme nuclear entre las dos potencias.
Por desgracia, el representante ruso, que es el principal valedor del acuerdo, sufre un atentando el día antes de la firma, y acaba muriendo.
Es entonces cuando la traductora rusa descubre a Juan Martínez, un simple fontanero español, con un grandisimo parecido con el representante ruso.
Junto con el Embajador ruso, le engañan para que se haga pasar por el representante ruso, y así poder firmar al día siguiente el importante acuerdo de desalme.
Por desgracia, los intentos por acabar con él no pararan, y el pobre de Juan se verá envuelto en unos sucesos de los que difícilmente va a poder escapar ya.

Toda la trama es ni más mi menos que una película de acción, eso si, rodada con las limitaciones tanto de un director poco acertado, como con un presupuesto que tampoco daba para mucho.
Lo más novedoso es Juan Martínez, un papel que parece realmente sacado de las películas del cine de destape de unos años antes de Pajares. Su contraste con los demás personajes de la trama es bastante notable, y sus comentarios y reacciones la verdad es que son bastantes graciosos.

Lo mejor de la película es Silvia Tortosa, aquí como traductora oficial del Representante Ruso, y teniente del Ejercito Rojo.
Está bastante creíble en su papel, hasta cuando llega la hora de sacar la pistola y liarse a tiros.
Y el hecho de que no tenga que desnudarse a lo largo de la película nos da la razón en que esta no es una más del "destape".

Por desgracia, la película falla en que algunos diálogos son demasiados pocos trabajados, y acaban por ser bastantes vacíos, sobre todo en los momentos dramáticos en algunas escenas que deberían de haber sido redondas para lograr que la historia acabara funcionando, y que al chirriar terminan por echar por tierra todo lo demás.
Tampoco es que la dirección de Sáenz de Heredia este muy acertada ni muy cuidada, cosa que no ayuda al resultado global.

Pese a todo, quiero resaltar lo novedoso de "La Hoz y el Mártinez", y su intento de poner en pie una película de acción con un personaje que se ve envuelto en ella sin tener nada que ver ni estar preparado, y sobre todo, la valentía por rodar escenas de disparos, tramas de espías, y persecuciones, en unos años en que todavía casi nadie en España se atrevía a salirse de un cine que oscilaba entre la comedia o el drama.

PUNTUACIÓN:

HISTORIA: 7
AMBIENTACIÓN: 6
DIRECCIÓN: 4
ACTORES: 6
MUSICA: 4

MEDIA: 5