domingo, 11 de diciembre de 2016

SWORD OF DESTINY



CHINA/USA
DIRECTOR: YUEN WOO-PING

Tigre y Dragon (2000) fué un gran exito comercial en su momento, aparte de una película de culto de Ang Lee, que sirvió para demostrar al mundo que se puede rodar un film de acción (y con espadas y chinos) con elegancia.

16 años más tarde, y con Netflix por detras, se rueda esta segunda parte.
Yu Sha (Michelle Yeoh repitiendo papel) tiene que volver a guardar la Espada Celestial tras la muerte de su poseedor, su viejo amigo y el hombre al que siempre amó en secreto.

Su cometido será de nuevo complicado, ya que un lider militar desea alzarse con el poder en la zona, y para ello necesita tener la Espada Celestial, y no durará en matar a quien sea para lograrlo.

Con un presupuesto pequeño, la verdad es que esta película logra su objetivo, que no es otro que lograr una secuela digna, y sobre todo hacer un film entretenido, con pocas pretensiones.

No se va a negar que se echa en falta el talento de Lee, o la actuación de Yun-Fat, pero el mayor error que puede cometer uno ante su visionado es pretender esperar/compararla con la original, ya que es imposible.

Eso seguramente les ha pasado a muchos, ya que la película supuso una decepción entre muchos espectadores, supongo que fanaticos de la primera que esperaban algo del mismo nivel, pero el nivel estaba tan alto, y aquí las herramientas son muchisimas menos, que esperar eso era una útopia.

Con un guión muy escueto, todo el film se centra en las escenas de acción.
Solo hay tiempo para un par de tramas destacadas, la historia central de la protagonista, y otra sobre el deber para lograr hacer una promesa hecha a una moribunda realidad del personaje de la joven "Jarrón de nieve" (personaje que termina eclipsando a los demás, con una Natasha Liu Bordizzo enigmática).

Todo ello completado con una colección de atractivos secundarios, que quizas incluso merecían algo más de metraje para conocerlos en profundiad, o hasta otra película (una precuela, ya que en esta, todos mueren sin compasión).

En resumen, una alegría para el género Wuxia y para los seguidores del mismo, aunque aburrirá a los que solo ven "chinos con espadas volando por el techo".






No hay comentarios: