miércoles, 2 de enero de 2008

BARRY LINDON




Barry Lyndon
(1975)
Reino Unido
Dirección:                   Stanley Kubrick
Intérpretes:                 Ryan O'Neal, Marisa Berenson, Patrick Magee, Hardy Kruger, Steven Berkoff, Gay Hamilton, Marie Kean, Diana Körner, Murray Melvin, Frank Middlemass, André Morell


Partiendo de la base de que Kubrick es un maestro del cine, esta es quizás su pelicula menos conocida, aunque para los cinefilos es otra obra de arte, hasta algunos dicen que es su mejor película.

En un principio, la idea de Kubrick era rodar la historia de Napoleón, para lo cual llevaba años y años recopilando información.
Pero por desgracia,con 15 millones de dolares no le llegaba para las grandes batallas que esa biografía exigía, así que se tuvo que conformar con un proyecto menor,una novela de medio pelo, pero en la misma época que su deseado film Napoleónico.

Barry Lindon es la historia de un pobre muchacho que debe buscarse la vida como soldado de fortuna.
Eso si, después de muchas aventuras, logra casarse con una duquesa, llegando así a la cúspide del poder.
Por desgracia, en la segunda parte de la cinta vemos la caída de nuevo a los infiernos, igual de pobre pero con una pierna menos...

Kubrick consigue sacar una obra maestra de una historia tan normalita gracias sobre todo a su fotografía, y a un par de conceptos que usa durante las 3 horas que dura la película;
el primero es no rodar nunca en estudio,lo que hace que todo sea mucho mas realista.
Y lo segundo,que no usa la luz artificial para nada.
Solo usa la luz del sol, y para las escenas en interior de noche, opta por luces de veras, como realmente se iluminada en aquella época.
Para ello, logra que la Nasa les deje unas lentes especiales, con las que rueda casi toda la película.
El resultado es impresionante.
Parece que realmente estamos en esas mesas de juegos, o dentro de esos palacios.

Photobucket

Obviamente, en 3 horas, hay escenas para recordar hasta la saciedad.
Pero a mi los duelos me parecen de lo mejor. Sobre todo el duelo final, el único duelo que pierde el protagonista, aunque será el principio de su fin.
También me pareció muy notable la escena en que el pelotón de soldados ingleses avanza de forma suicida hacia un grupo de franceses que no dejan de dispararles, pero eso no hace que los ingleses aumenten el paso o huyan. Grandioso.

A alguno puede parecerle que 3 horas es demasiado para una película, pero la verdad es que en ningún momento se hace pesado el visionado, gracias a las bellas imagenes que nos ofrece Kubrick.

En el lado malo, el protagonista me parece que no está a la altura del nivel de la cinta, y es que Ryan O'Neal no es un gran actor.

En resumen, un enorme fresco de lo que fue aquella época, y una demostración del genio de su director.

PUNTUACIÓN:

HISTORIA: 7
AMBIENTACIÓN: 10
DIRECCIÓN: 10
ACTORES: 8
MUSICA: 10

MEDIA: 9